En la última década, no ha habido una sola Navidad en la que el regalo estrella no haya sido un dispositivo tecnológico. Si echamos la vista atrás, los smartphones, las tabletas o relojes inteligentes han sido algunos de los presentes digitales más recurrentes en cada año. En 2018, los expertos apuntan a que los altavoces inteligentes tomarán el testigo de los artículos anteriores. Si estás considerando regalar uno de estos dispositivos, te mostramos las opciones más seguras del mercado.

 

HomePod (Apple)

El dispositivo de la firma de Cupertino cuenta con fortalezas y debilidades casi a partes iguales. Por un lado, su sistema de reconocimiento de voz es uno de los más fiables, por lo que difícilmente un usuario que no esté registrado podrá dar órdenes y que estas sean ejecutadas. No obstante, si el usuario no tiene restringida esta función, cada vez que alguien diga “oye, Siri”, “hey, Siri” o cualquier fórmula similar, el HomePod responderá a sus consultadas. En cualquier caso, Apple no permite adquirir productos en línea a través de este dispositivo, lo que reduce los riesgos.

 

Google Home

Google cuenta con la no pequeña ventaja de poder conectar un gran número de dispositivos a su altavoz, aprovechando las sinergias que ofrecen los sistemas operativos Android (el más utilizado entre los usuarios de telefonía móvil, por ejemplo). Menos convincente resulta el que Google Home almacene indefinidamente los datos recogidos en nuestras “conversaciones”. La compañía estadounidense insiste en que la información recopilada no se traslada a las bases de datos de Google salvo que el usuario lo pida expresamente. No obstante, no está nada claro que no haya un aprovechamiento de los datos con fines comerciales. El Google Home sí permite hacer compras en Internet.

 

Amazon Echo

El altavoz de Amazon también puede utilizarse para realizar compras en línea, aprovechando el amplio catálogo de la compañía dirigida por Jeff Bezos. Amazon también conserva la información recopilada mientras el altavoz está encendido, incurriendo en los mismos riesgos que el Google Home. Hace algunos meses, saltó la noticia de que algunos dispositivos habían empezado a grabar sin que los usuarios lo desearan por un fallo en el sistema Alexa.

Como puede comprobarse, las tres opciones comparten muchas características en materia de seguridad. La prudencia con la que el usuario maneje los dispositivos es la auténtica clave para evitar problemas.

Lee los mejores análisis de los últimos artículos tecnológicos en nuestra página web.