La historia del desarrollo tecnológico parece una sucesión de éxitos pero, como en cualquier otro aspecto relacionado con la evolución de la humanidad, lo cierto es que las innovaciones tecnológicas no siempre han resultado acertadas. Al menos, en su primer diseño. Ya sea porque se adelantaron a su tiempo o porque no tenían una utilidad muy clara, algunos lanzamientos no encontraron su sitio en el mercado. En las próximas líneas, analizaremos algunos fracasos tecnológicos más sonados de los últimos años.

Google Glass

Sí, has leído bien. Las Google Glass siguen siendo muy famosas y se consideran exponentes de la tecnología más puntera. Sin embargo, ya en su lanzamiento en 2012 se intuyó que no alcanzarían el éxito comercial deseado. Por un lado, los cerca de 1.500 dólares que había que desembolsar por hacerse con una de estas unidades limitaron considerablemente la demanda. Además, las críticas sobre la supuesta violación de la privacidad, que llevaron la prohibición de las gafas en muchos espacios, no fueron la mejor publicidad posible. En 2015, Google enterró -o suspendió- el proyecto.

MySpace

Técnicamente, no es un producto tecnológico sino un servicio. Sea como sea, pocos negarán que esta plataforma merece estar por méritos propios entre los grandes fracasos del s. XXI. La prestigiosa revista Time bautizó a MySpace como una de las 50 mejores páginas web del mundo en 2006 pero apenas tres años más tarde había sido claramente superada por Facebook como referente en redes sociales. Lo que sucedió fue MySpace se demostró incapaz de adaptarse a los cambios en los gustos de los usuarios, lo que propició una caída casi tan rápida como su despegue.

Virtual Boy

Quienes fueron adolescentes en los noventa es muy posible que recuerden el voluntarioso intento de Nintendo por la realidad aumentada en la industria de los videojuegos: Virtual Boy. Este dispositivo, lanzado en 1995, debería haber mejorado la experiencia de los usuarios, situándolos en el centro de la acción. No obstante, las valoraciones de los primeros jugadores fueron nefastas, criticando su incomodidad y la baja calidad de los gráficos.

Motorola ROKR E1

La idea del móvil como ‘jukebox’ o centro de entretenimiento parece asociada al ‘smartphone’ y, ciertamente, es justo que así sea. El Motorola ROKR E1 fue un intento de convertir los teléfonos móviles en reproductores de música con proveedores de contenidos exclusivos, como el iTunes. Desde luego, no le ayudó llegar al mercado apenas un año antes que el iPhone…