Los sistemas de reconocimiento facial se han popularizado en los últimos años de la mano de diferentes dispositivos que emplean algún software relacionado con esta tecnología. Sería el caso, por ejemplo, de determinados smartphones, que han incluido el reconocimiento facial como mecanismo de validación de la identidad. Con todo, el potencial último de este sistema todavía es una incógnita. Los diseñadores están trabajando para que el reconocimiento facial sea cada vez más preciso y, al mismo tiempo, asequible. Cuando se alcancen ambas metas, el reconocimiento facial será habitual en tareas como las siguientes.

 

Publicidad

La personalización de los anuncios publicitarios puede encontrar un poderoso aliado en el reconocimiento facial. Este sistema podría ayudar a identificar a los usuarios y ofrecerles contenidos especialmente interesantes para ellos. Lógicamente, esta función requiere no solo de una gran precisión sino también de una potente base de datos con la que operar.

 

Seguridad en el pequeño comercio

Los hurtos de escaso importe son una de las principales preocupaciones del comercio minorista. Estas sustracciones pueden generar grandes pérdidas al cabo del año y muchos propietarios de negocios se sienten indefensos. Una red de cámaras de seguridad dotadas son sistemas de reconocimiento facial facilita el trabajo de la policía y actúa como un potente elemento disuasorio.

 

Redes sociales

En los últimos meses, Facebook se ha enfrentado a agrias polémicas, algunas de las cuales estaban directamente relacionadas con los mecanismos de control de datos personales y de acceso de los usuarios. En realidad, la red social de Mark Zuckerberg ya ha incorporado el reconocimiento facial pero no en su sistema de gestión de accesos sino en la identificación de las personas que aparecen en una fotografía. En un futuro, el reconocimiento facial podría acabar con el hackeo de cuentas y con el acceso a información confidencial.

 

Búsqueda de personas desaparecidas

La búsqueda de desaparecidos se enfrenta a la dificultad de que nadie reconoce a la persona en cuestión hasta que se difunde una imagen suya. Para entonces puede haberse perdido un tiempo muy valioso dentro de la investigación policial. Los sistemas de reconocimiento facial pueden ser un buen recurso para identificar, por ejemplo, a niños que se extravían en un centro comercial. Esta tecnología también podría servir para localizar a presuntos delincuentes.

El reconocimiento facial será una de las tecnologías que más sonarán en los próximos años. Conoce sus posibilidades en nuestro blog.