En anteriores entradas, ya hemos apuntado que uno de los principales obstáculos a que se enfrentan los drones y las aeronaves no tripuladas en general son las restricciones legales o, en su defecto, la falta de normativas sobre su uso. En las últimas semanas, hemos tenido conocimiento de un plan del Gobierno de los Estados Unidos para crear una gran base de datos sobre los drones que operan en el país. Se trataría de un registro obligatorio y que daría un número identificativo a cada aeronave.

La noticia, que fue difundida por la agencia Bloomberg tras acceder a un supuesto documento preliminar donde se desarrollaba esta idea, deja entrever que el registro oficial se pondrá en funcionamiento a no mucho tardar. Este último aspecto ha generado cierta controversia, puesto que, dado el carácter de urgencia con el que se lanzaría la norma, únicamente habría diez días para completar el registro (en lugar de los treinta días habituales en este tipo de trámites). Esta sería, al menos, la voluntad de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés).

¿Cuáles son los motivos que justifican la supuesta urgencia de la medida? Esencialmente, se trata de una cuestión de seguridad nacional, puesto que la FAA teme que los drones puedan ser utilizados con fines terroristas. Desconocemos si esta agencia habría recibido algún tipo de aviso por parte del Departamento de Seguridad Nacional en las últimas fechas, lo que explicaría la celeridad con la que quiere llevarse a cabo la implantación del registro. Conviene recordar que, en la actualidad, resulta obligatorio registrar determinados tipos de drones pero su número de identificación no tiene que estar necesariamente a la vista (puede incluirse en un compartimento interior).

En paralelo con esta filtración, también hemos conocido que la FAA estaría sopesando relajar las restricciones para el vuelo de drones en determinadas circunstancias. Concretamente, podrían darse mayores facilidades para volar aeronaves durante la noche, entendiendo que se reducen considerablemente los riesgos, siempre y cuando los dispositivos cuenten con luz propia. También se ha planteado la reducción de las limitaciones para sobrevolar multitudes de personas, al menos para aquellos drones que no alcanzan las 0,55 libras de peso. En definitiva, se avecinan muchas novedades legales en el campo de los vuelos no tripulados.

Los drones comienzan a gozar de un amplio respaldo legal y en este espacio estarás siempre al día.