Hace ya unos cuantos años, la aparición de la tecnología Bluetooth parecía abrir inmensos horizontes de conectividad entre dispositivos móviles. Enviar mensajes o compartir archivos de manera más rápida y, generalmente, sin coste, suponía, efectivamente, un considerable avance. Aunque la aparición del Internet móvil ha restado funcionalidad a la tecnología Bluetooth, la mayoría de móviles siguen incorporándola, por ejemplo, para conectarse al coche. También la utilizan los auriculares inalámbricos, muy utilizados por los profesionales. Por ello, hoy te ponemos sobre aviso de las vulnerabilidades de esta tecnología.

La primera vulnerabilidad a tener en cuenta es idéntica a la que padecen la mayoría de dispositivos electrónicos. Los fallos generales del software, tomando como referencia el sistema Bluetooth 4.0, han permitido a los ciberdelincuentes lanzar ataques de ‘pishing’ o, directamente, percibir altas cantidades de dinero por falsos servicios. Sería el caso de los sobrecostes en llamadas internacionales o de las supuestas tarifas ‘premium’, que el usuario muchas veces suscribe sin conocer toda la información. El mejor consejo para neutralizar este tipo de amenazas es el de desconectar la función Bluetooth cuando no se esté utilizando.

Ahora bien, quienes no estén utilizando la versión más actualizada de Bluetooth deberían proceder a descargar dicha actualización con rapidez. Y es que, las versiones anteriores han sido ‘hackeadas’ incluso para acceder a las conversaciones de los usuarios. De este modo, los ciberdelincuentes han conseguido información muchas veces sensible, con objeto de sustraer claves de acceso o extorsionar a las víctimas. También se ha detectado esta vulnerabilidad en la versión 4.0-LE, esto es, una versión que consume menos energía que la convencional. Es un riesgo especialmente grave cuando se utiliza esta tecnología para realizar llamadas relacionadas con el trabajo de manera habitual.

Entre el resto de amenazas, podemos encontrar todo tipo de ‘malware’. Por ejemplo, los ciberdelincuentes pueden bloquear nuestro dispositivo para que no recibamos nuevas notificación o la batería se agote con suma rapidez. Por otro lado, los usuarios deben entender que, aunque el alcance de la señal Bluetooth es corta, algunos piratas informáticos utilizan amplificadores de señal para acceder a dispositivos muy alejados. Por último, aunque no este riesgo no está directamente relacionado con la tecnología Bluetooth, los ciberdelincuentes también han conseguido ‘hackear’ algunos modelos de auriculares que utilizan este sistema. Como método de prevención, cambia rápidamente la contraseña preestablecida de los auriculares.