Uno de los ciberataques más repetidos en el año que estamos a punto de despedir ha sido la suplantación de la identidad. A pesar de la creciente sofisticación de los sistemas de seguridad y del mayor grado de concienciación entre los internautas, el 32% de quienes sufrieron robos de datos personales en 2018 también vieron suplantada su identidad. Para evitar esta situación o, al menos, mitigar sus efectos, te damos las claves para descubrir con rapidez si han suplantado tu identidad.

 

Movimientos bancarios no realizados

Es la evidencia definitiva. No obstante, no todos los usuarios se percatan a tiempo de que alguien ha realizado movimientos en sus cuentas (generalmente, cargos de compras o retiradas de efectivo). Los internautas cuyas cuentas viven muchos movimientos al cabo del mes pueden no enterarse de los robos si estos son de escaso importe (una técnica muy común). Una posible forma de descubrir la suplantación rápidamente es la de descargar la aplicación móvil de nuestro banco para que nos envíe una notificación cada vez que se produzca un movimiento en cualquier cuenta.

 

Actividad sospechosa en redes sociales

Aunque la mayoría de robos de identidad van encaminados a obtener ingresos económicos ilícitos, es posible que los hackers simplemente deseen “divertirse” a nuestra costa. En estos casos, es habitual que nuestros perfiles en redes sociales comiencen a registrar acciones sospechosas. Cambio de nombres, envío de mensajes comprometedores a otros usuarios, seguimiento de páginas que no conocemos o clics en fotos de otras personas son algunas de las acciones más habituales.

 

Solicitud de restablecimiento de contraseñas

Cuando un hacker ha conseguido suficiente información sobre nosotros como para suplantarnos, es posible que intente acceder a algunos espacios privados. Sin embargo, salvo que hayamos cometido la gran imprudencia de utilizar la misma contraseña para todos los servicios online, difícilmente podrán los piratas acceder a todas las plataformas. Así, podrían intentar conseguir más claves mediante el expediente de restablecer una contraseña. Si recibes algún correo de este tipo sin haberlo solicitado, tu identidad podría haber sido suplantada.

 

Llamadas y/o correos de acreedores

Cuando alguien se pone en contacto con nosotros para exigirnos el pago de una cantidad adeudada o para presentarnos una factura por servicios que no hemos contratado, el ciberataque queda confirmado. Llegados a este punto, urge bloquear todas nuestras tarjetas de crédito.

 

Los hackers lo intentarán todo para llevar a cabo sus acciones pero en este blog encontrarás las mejores armas para combatirlos.